FACEBOOK:

FACEBOOK

Melanie Anabella

martes, 19 de abril de 2016

Resiliente

Image and video hosting by TinyPic

"Individuo que posee una gran capacidad para enfrentar adversidades, manteniéndose en pie de lucha, con dosis de perseverancia, tenacidad, actitud positiva y acciones en amor propio que le permiten avanzar contra la corriente, superar esas adversidades, recuperarse y evolucionar para así proyectar su futuro.
En ocasiones, las circunstancias difíciles permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento"

La filmación de mi segundo cumpleaños es la única que tengo de mi infancia; creo haberla visto decenas de veces, sin exagerar, porque siempre me sorprendía mi manera de hablar y de hacerme notar. El momento que más resuena en mi memoria es cuando mi papá hace la clásica pregunta, varias veces para captar mi atención "Que quiere ser melu cuando sea grande?" No necesité ni pensar y para sorpresa de todos los que estaban ahí, con total firmeza, mini mel dijo "Yo quiero ser artista". Algunos meses atrás mi familia intentaba que camine, una y otra vez fallaban los intentos, no podía ser de la manera tradicional conmigo, tenía que ser a mi manera; Un día la música en casa sonaba fuerte, tal vez me pareció el momento correcto para mí, porque según mi mamá bajé de la silla, bailé todo lo que pude y así empecé a caminar.
Pasaban los años de mi infancia pero el deseo no moría, donde había música, ahí estaba yo; Mis papás siguen diciendo que al día de hoy soy la nena que en el carnaval carioca de cada fiesta se levantaba primero y agarraba todo lo que podía para ponerse a bailar, sin importar qué música pasaran, aunque esté sola, ahí estaba en el medio de la pista sonriéndole a la nada como si me estuvieran pagando por mi show en ese lugar, incansable, hiperactiva. En las reuniones mis familiares estaban obligados a sentarse en ronda y yo solo observaba como me miraban hacer mi magia, sorprendidos como si estuvieran viendo un show increíble, así me veía yo.
Siempre que se pudo mamá pagó clases de baile, a veces juntando moneda por moneda pero lamentablemente siempre que llegaba el momento de alguna presentación, no podía participar porque los trajes o los zapatos, o lo que sea no estaban al alcance del bolsillo de mi mamá que con toda la tristeza del mundo me sacaba de las clases cuando ya no podía.
Qué dificil para una mamá que lucha por ver a su hija feliz, decir que no se puede y qué difícil para una nena entender que si no se puede aunque se quiera con toda el alma, no va a ser.
Y así cambiaba de profe en profe, de compañeritas en compañeritas, de danza en danza, un día quería danzas árabes, otro día jazz y otro axé, así con cada tipo de danza. La verdad es que lo quería TODO pero no me daba el tiempo ni mucho menos el dinero, aprendía lo que podía y lo que no, lo imaginaba.
No poder ir a clases de danza no me frenaba, mis compañeras de colegio sabían que no tenían otra opción más que enseñarme en el recreo las cosas que ellas hacían en sus clases, los detalles que les corregían para que lo hicieran de una forma correcta, todo tenían que contármelo a mí, que en cualquier espejo que encontraba practicaba como podía lo poco o mucho que iba aprendiendo. Por años y años Mtv y Muchmusic fueron mis mejores amigos, soñaba con ser una bailarina como las Pussycat Dolls, o como cualquier bailarina en la tierra, ni maestra, ni doctora, bailar era el sueño.
En cada acto escolar, la que marcaba los pasos para sus compañeras adivinen quien era... la que se animaba a bailar sola para maestros y padres? Si, la misma.
Ni siquiera tenía un reproductor de cds, entonces muchas veces llevaba lo que tenía a la casa de mi tía, donde podía escuchar mi música tranquila; Cuando en casa todo era caos en mi pequeño cuarto me conectaba con mi pasión y ya nada me dolía, me olvidaba. Así viví hasta que con mi propio trabajo pude empezar a pagarme clases y disfrutar que con mi esfuerzo hacía lo que me gustaba pero cuando me preguntaban si llevaba toda la vida bailando mi respuesta era: "no, lo hago por hobby" Hobby? Como se me pudo ocurrir llamar a mi pasión de esa forma? Como si fuera un simple pasatiempo, como si no significara nada, como si mi infancia y mi adolescencia no hubieran dependido de la felicidad que me daba soltarme como si no existiera nadie adelante mío.
En unos meses cumplo 24 años y lejos de renegar no haber podido estudiar lo que tanto amo, sé lo que quiero ser sin importarme cuanto tiempo me lleve llegar a los sueños que tengo grabados dentro mío.
Una nena resiliente me enseñó a olvidar las barreras que yo misma me fui poniendo a medida que posponía mi sueño, una nena resiliente que fui y que hoy es una mujer lista para hacer de lo difícil y doloroso, lo mejor, lo más alto; esa nena me animó cuando este año se me presentó la posibilidad de bailar para eventos con un grupo hermoso de personas que me ayudan y me enseñan. Es difícil sambar si no naciste carioca pero hay cosas que se llevan en el alma sin importar la nacionalidad, porque mi alma no nació acá y me comprometí a mejorar mis pasos, por mí, porque la energía que yo siento cuando bailo, cuando la gente me mira y sonríe conmigo, es la misma de hace 20 años atrás.
Así tambien aprendí que uno tiene que hacerle caso al deseo de su infancia, en el momento más puro de uno mismo, cuando no tiene maldad en absoluto, cuando nadie todavía te contaminó con sus frustraciones y sus miedos; cuando dijiste QUIERO SER, QUIERO HACER, QUIERO IR. Siempre se habla de "escuchar al niño que se lleva dentro" y es tan real que cuando lo haces te deja recalculando por días y días.
Yo no bailo por hobby, ni me siento menos que una bailarina que va a clases desde los 7 años, yo SOY una, siempre lo fui y mientras pueda seguir aprendiendo para mí misma, para alimentar mi alma, lo voy a hacer con la sonrisa más grande que pueda dar.
Me criaron mujeres fuertes como leonas, creían en mis capacidades a pesar de no tener los medios para ayudarme y eso para mí es suficiente para hoy vivir mis sueños, sin limitarme, dejando que me corrijan los que saben.
"Este es tu sueño"- Dijo mi mamá con lágrimas en los ojos -"Los sueños siempre de alguna forma se conectan con ayudar a los demás, el día de mañana vas a enseñar a nenas apasionadas como vos y cuando una te diga que su mamá no puede pagarte las clases, vas a saber qué hacer" Como puedo ser de otra manera si me educó una mujer así?
Todo en mí se conecta ahora, todo tiene sentido para mí desde que descubrí quien soy, por qué siempre fui una persona tan sentimental, tan conectada con cada cosa que le pasa al otro, al punto de sentir el dolor del que me trae sus problemas;
La resiliencia de todos estos años me llevó a recibirme en experta del amor propio en la universidad de mi vida, supe anteponerme a todo lo malo que viví desde que nací hasta hoy, supe enfrentar las situaciones más difíciles y en los momentos de dolor llevé todo a otro nivel. Jamás permití que me digan qué ser, primero creí que tenía que meterme en turismo porque quería viajar, y hoy que conocí un poco del tema... sé que no es lo mio, estudié organización de eventos solo para aprender que en cada fiesta todo lleva un "timing" y que entonces, si voy a seguir haciendo shows, tengo que estar a tiempo; Estudié profesorado de inglés y me sentí tan perdida cuando vi que no era lo mío, que tuve que dejarlo. Cada carrera se me hacía imposible seguir a pesar de saber que soy capaz de hacer todo lo que quiera... pero no quería.
Un día me miré en el espejo y tenía muchos más kilos de los que mi mente podía soportar, entonces decidí ponerme en movimiento para despedirme de casi 20 kilos... Fue tan difícil, tan doloroso el proceso que miles de veces creí que no lo iba a conseguir. Me puse a prueba una vez más y con la ayuda de la gente que me amaba, con una profesora en el gimnasio, que amaba lo que hacía, con una mente totalmente en su objetivo, lo conseguí.
Jamás voy a olvidarme un día en el shopping paseando, me miré en el espejo y me asusté, no me reconocí y fue un sentimiento tan hermoso decir "wow, esto lo conseguí".
Lo conseguí. Y aunque fui muy agradecida con mi profesora y con quienes me acompañaron todos coincidían en una misma respuesta "Esto es mérito tuyo, vos te hiciste".
Yo me hice, yo siempre me hice y me voy a seguir haciendo porque no encuentro otra forma de vivir que no sea avanzando.
Y por esa nena de 2 años que soñaba fervientemente con ser artista, no puedo quedarme sentada llorando mi pasado, preguntándole a mi Dios por qué no me dejó formarme de la forma en que me hubiera gustado... Porque yo misma sé la respuesta.
Para llegar a mi sueño primero tuve que formarme a mi manera, para perfeccionarlo cuando sea el momento, tal vez si lo hubiera tenido todo servido, conociéndome, no hubiera hecho nada por mí o tal vez hoy sería una abogada que baila en sus ratos libres.
Pero este es mi destino y paso a paso como si fuera la escalera que me lleva a la puerta que más esperé en la vida, voy a llegar, porque siempre llego.
No hay palabra que me defina mejor que Resiliente, podría ser "empatica" y en extremo... tambien, pero resiliente es lo que soy. Me caí, me lastimé, me frenaron, me cerraron puertas cientos de veces pero yo supe abrirlas con paciencia y con una fé que no se rompe, me acepté un día y le hice frente a todo lo que vino porque entendía que no estaba sola, mi amor por un Dios que todo lo vió desde que nací me enseñó que solo tengo que hacer las cosas que hagan bien a mi mente y a mi alma, me enseñó en silencio a ser mejor, no conozco otra forma de ser que no sea en amor; es el impulso de mi vida en cada paso que dí.
Me amaba sin saber que me amaba, como cuando estas profundamente enamorado de otra persona e intentas esconderlo, sabiendo que todos lo ven. Me amaba porque creía en mí como quienes me aman creen en quien soy, porque mi sueño de bailar no era lo que la sociedad esperaba, que sea "alguien" pero seguí con mi sueño latiendo a mil por hora en el corazón, ellos con decir que seas "alguien" siempre hacen referencia a seguir una carrera en la universidad aunque no te guste, como si no estuvieras completo, como si tus sueños no valen la pena. Lo valen.

Hoy todos creen que desde que volví de Brasil soy más fuerte por la cantidad de situaciones que tuve que pasar, lo que no saben es que mi vida entera fue así, este verano solo me hizo recordar quien soy, confirmarlo, entenderlo a la perfección, no podía haber sido en otro lugar más que en mi lugar en el mundo.
Un día me pregunté... "si los sueños siempre se conectan con ayudar a los demás, como el mío podría hacerlo? solo es bailar" Ahora no necesito preguntarme nada, solo hacer para ser.
Yo nunca voy a olvidar la nenita resiliente que fui, no puedo matar sus sueños con mis miedos, si nunca es tarde, no estoy grande para nada, el tiempo es cuando uno decide que es, nada que discutir, valor, amor y fé hasta el último día. Resiliente.






4 comentarios:

Demián Miranda dijo...

Hola, acabo llegar a mi casa de un día normal de trabajo, sinceramente, leí todos estos fragmentos de vos.. y la verdad es me llegaron muy adentro, a pesar de que me sienta muy identificado con mucho, a diferencia de muchas otras lecturas que se puedan leer, esta es una que refleja mucho la vida de muchos pibes y pibas de esta edad, la verdad que escribis muy lindo. Te mando un beso, te deseo mucha suerte y espero poder seguír leyendo esta historia de esta chica normal con esa luz especial.

Insportable dijo...

Impecable.

Juncos dijo...

Que increible universo el que sos, hermosa combinación de garra, fuerza, elegancia, delicadeza y belleza.te descubri por fuera y ahora estoy fascinado conociendote por dentro, quién pudiera imaginar la simpleza que habita detras de un empaque tan complicado. Que lindo es descubrir él para que vinimos a este mundo, cual es la pasión que justifica el estar vivo, el robarle el aire al otro. Cómo vos, yo también soy un bailarín amateur formado más ganas y empeño que por nociones académicas, y es increíble el vivir la sensación de sinceridad que se expresa al bailar, ahi arriba del escenario soy yo, sin pensar en nada más que disfrutar, dejando de lado los deberes de hombre, los designios familiares y las responsabilidades escritas en papel. Maravillosa sensacion la de bailar, la de vivir al ritmo de un compás. Te felicito y me.encantó leerte y conocerte en la virtualidad.

Juncos dijo...

Que increible universo el que sos, hermosa combinación de garra, fuerza, elegancia, delicadeza y belleza.te descubri por fuera y ahora estoy fascinado conociendote por dentro, quién pudiera imaginar la simpleza que habita detras de un empaque tan complicado. Que lindo es descubrir él para que vinimos a este mundo, cual es la pasión que justifica el estar vivo, el robarle el aire al otro. Cómo vos, yo también soy un bailarín amateur formado más ganas y empeño que por nociones académicas, y es increíble el vivir la sensación de sinceridad que se expresa al bailar, ahi arriba del escenario soy yo, sin pensar en nada más que disfrutar, dejando de lado los deberes de hombre, los designios familiares y las responsabilidades escritas en papel. Maravillosa sensacion la de bailar, la de vivir al ritmo de un compás. Te felicito y me.encantó leerte y conocerte en la virtualidad.